APOYAMOS LA APROBACIÓN DE NINLARO (IXAZOMIB).

APOYAMOS LA APROBACIÓN DE NINLARO (IXAZOMIB).

COMUNICADO DE LA COMUNIDAD ESPAÑOLA DE PACIENTES CON MIELOMA MÚLTIPLE.

Es necesario que se tenga en cuenta a los pacientes a la hora de tomar decisiones que afectan a su salud y a su calidad de vida.

La Comunidad Española de Pacientes con Mieloma Múltiple (CEMMp) ha escrito al Comité de Medicamentos de uso humano (CMH) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) encargada de aprobar los medicamentos, para proporcionar información como asociación de pacientes de mieloma   sobre la importancia de Ninlaro (ixazomib) como tratamiento para el mieloma en recaída. La carta ha sido realizado en colaboración con Myeloma Patients Europe y otra asociaciones de pacientes europeos, quienes se han encargado de enviarla recogiendo el apoyo de dichas asociaciones.

La carta apoya  el recurso presentado por la compañía farmacéutica Takeda en respuesta a la recomendación negativa hecha por el CMH en mayo. La EMA está revisando la recomendación. El CMH  es el comité científico dentro de la EMA que proporciona asesoramiento sobre si un medicamento es seguro y eficaz en los pacientes. Sin una recomendación positiva es poco probable que a Ninlaro se le conceda una autorización de comercialización europea.

Hay que recordar que el uso de Ninlaro (ixazomib) está aprobado  en Estados Unidos por la FDA y los pacientes tienen acceso a este tratamiento oral que facilita la calidad de vida del enfermo que no tiene que acudir al hospital a recibir su tratamiento por los medios convencionales (en vena, para que nos entendamos todos).

Ixazomib es un nuevo inhibidor del proteasoma  para el tratamiento de mieloma en recaída y refractario, que es similar a Velcade (bortezomib).Si obtiene la licencia, ixazomib sería el primer inhibidor del proteasoma oral disponible para prescribir a los pacientes. En su justificación de la recomendación negativa, el comité CMH emitió un comunicado en el que se indica que, si bien el fármaco es seguro  “considera que los datos del estudio principal eran insuficientes para demostrar un beneficio de Ninlaro en el tratamiento del mieloma múltiple.”

Esta asociación ha apoyado el uso de ixazomib  en los pacientes asociados  que nos han ido contando cómo les va con el ensayo de este nuevo tratamiento . También hemos  consultado a diversos médicos especialistas en mieloma  de nuestro país quienes creen en la necesidad de   aprobación de este medicamento.

La carta ofrece una aclaración importante sobre  cuestiones planteadas por el CMH y proporciona evidencia del fuerte consenso sobre el beneficio de ixazomib entre el paciente y grupos clínicos europeos . Por último, se  pide al  CMH que examine nuevamente  la evidencia con la esperanza de alcanzar  una decisión positiva. Dicho apoyo se argumenta sobre los siguientes puntos:

  • La mejora significativa en la duración de la remisión ofrecido con la adición de ixazomib y Revlimid (lenalidomida)+dexametasona.
  • El fuerte apoyo clínico para el uso de ixazomib en grupos específicos de pacientes
  • La necesidad insatisfecha de un inhibidor del proteasoma oral (es decir, una droga similar a bortezomib o carfilzomib , pero administrado por vía oral), en particular para los grupos de pacientes que no pueden compaginar su vida con las citas en el hospital.

La CEMMp y las demás asociaciones firmantes esperan que la  información proporcionada provoque  que el CMH emita  una recomendación positiva lo que allanaría el camino para una licencia y el acceso del paciente europeo.

Seguiremos con atención la resolución de la CMH e informaremos sobre cualquier novedad en este tema.

Teresa Regueiro. @pacientesmielomamultiple

 

 

Más información:

La FDA aprueba ixazomib

International Myeloma Workshop Roma 2015

 

 

 

cemmp_logo

 

Anuncios

Controversias sobre Mieloma Múltipe.Dr.Paiva 2/4.

ENFERMEDAD MÍNIMA RESIDUAL CON EL DR.BRUNO PAIVA

 

células madre hematopoyéeticas

Captura de pantalla 2016-05-09 a las 8.12.55

El siguiente  investigador que nos habló del mieloma fue el Dr.Bruno Paiva de la Clínica Universidad de Navarra, en el 2º” Congreso Mundial “Controversias en el mieloma múltiple” celebrado en París el pasado mes de abril.

El tema fue la Enfermedad Mínima Residual en donde el desarrolla una parte muy importante de su investigación.

” Hemos seguido el buen trabajo de otros, durante dos décadas otros han investigado en este campo en otro tipo de cáncer, no solo en el mieloma y ya que disponíamos ahora de técnicas complementarias al microscopio convencional que al ser más sensibles que este microscopio…podríamos ayudar a encontrar aquellas células que persisten tras el tratamiento en aquellos pacientes que, por los medios más convencionales , están en Remisión Completa (RC)”

Definición de RC: “Aquellas pocas células tumores que persisten por debajo de la remisión completa. Desde un punto de vista técnico este sería el concepto “.

“Lo que se ha demostrado más tarde, una vez implementadas estas técnicas y una vez transcurrido el tiempo necesario para ver qué significaba un resultado positivo o negativo, lo que hemos visto, no solo en el grupo español si no también en muchos otros grupos es que:

-La persistencia o ausencia de EMR tiene una incidencia muy evidente, intrínseca, con el diagnóstico y la supervivencia del paciente-“

” Aparentemente el beneficio de alcanzar una RC va muy unido a la desaparición de EMR, en otras palabras, si  hay una RC pero persiste la EMR (es positiva), esta remisión no es real, es como si fue una respuesta parcial. Y esto nos ayuda a entender la razón por la cual unos pacientes en RC van muy bien y otros, desgraciadamente, tienen una supervivencia libre de progresión (SLP) o un tiempo hasta la recaída más corto.”

Remisión Completa (RC) y Remisión Completa Estricta (RCs). “La RC es la convencional con los resultados de la inmonofijación (negativos) la estricta contempla que  la ratio de las Cadenas Ligeras Libres (CLL) en suero también esté dentro de los valores normales”.

“Es importante reconocer que ambos son parámetros séricos, con una sensibilidad intermedia.”

“La EMR es importante en el diagnóstico , de hecho se hace un cribado importante de pruebas para poder caracterizar muy bien la enfermedad y predecir el riesgo de la enfermedad (mas riesgo, menos riesgo, más agresivo, menos agresivo).”

” Hoy por hoy también se hacer lo mismo post-tratamiento, es decir, si en el diagnóstico queremos saber lo más posible  del perfil del paciente, desde el punto de vista bioquímico,celular, analítico después del tratamiento también, ocurrirá lo mismo. Investigamos en esto ya que significa tener un nivel superior de información.”

“Hay que saber qué valor de algoritmo puede dar al tratamiento del mieloma y solo después estaremos muy seguros en base a esa información.”

“Ojalá en los próximos ensayos clínicos , donde la información estará muy bien recogida en tratamientos uniformes, solo después de recoger esa información se sabrá si puede ayudar al paciente en la rutina de la práctica diaria.”

“Estamos en ello, quizás en esa etapa intermedia, donde ya sabemos qué herramientas utilizar para obtener la información, ojalá en un par de años todos podamos utilizarla.”

P. Las técnicas están cada vez más depuradas, las herramientas son más sensibles, ¿se ha conseguido estandarizar esa técnica.?

“Hay que hacer una distinción entre estandarización y acogida. La primera ya está en marcha desde un punto de vista fenotípico, la citometria de flujo, y desde un punto de vista molecular afortunadamente tenemos protocolos que han sido validados, bien planteados, desarrollados y estandarizados. La citometria, por ejemplo, es algo que se puede utilizar en todos los hospitales.”

“Ese protocolo se ha desarrollado, es ya una labor cerrada por muchos años, porque creemos que dada la sensibilidad de medios esto tendrá utilidad durante muchos años, no hay más desarrollo a ese nivel , es un estudio ya finalizado, para utilizarse, validado disponible y, ahora, a ver el grado de acogida de este protocolo. Pero seguimos trabajando por supuesto.”

“Debo decir que la última información que tenemos es que hay ya más de 40 hospitales en el mundo empleando el protocolo de la citometria, fuera de España quiero decir.”

P. Ah bueno qué bien, y además estáis muy apoyados por la International Myeloma Foundation (IMF) que confía muchísimo en este proyecto.

“Si, bueno, tuvo  un papel clave en esto.”

P. Desde el laboratorio, como investigador, ¿qué le dices a un paciente de mieloma con todas estas nuevas técnicas, estos nuevos tratamientos…más esperanza?.

“Diría fe y esperanza, estamos todos, que no quepa la menor duda, estamos todos…bueno, es la pasión que nos une, estamos todos volcados para seguir investigando, mejorando para encontrar las pistas, el sendero que nos llevará (¡ojalá un día!) a la cronificacion o la cura, como queramos llamarlo, vivir…”

P. Vivir…vivir bien con buena calidad de vida ¿no?. Y los pacientes también estamos volcados en escucharos y saber cómo van yendo las cosas.

“Bueno, yo creo que la mayoría de las veces (la política sería un buen ejemplo), las cosas se demuestran con hechos más que con palabras. Y los hechos están ahí, se ha avanzado muchísimo en los últimos años. Pero seguimos trabajando con la misma intensidad para seguir avanzando.”

Por Teresa Regueiro@

comunidad española de pacientes con mieloma múltiple

1ª parte entrevista Dr.Paiva

2ª parte entrevista Dr.Paiva

13062306_1068381443218799_6057502172884423047_n

10409047_764519623604984_4278452738033504475_n

 

 

 

 

 

 

La fatiga en el mieloma.

La fatiga en el mieloma.

Understanding Fatigue. Guia editada por  International Myeloma Foundation (IMF). Traducción.

¿Qué es la fatiga?

El cáncer o el tratamiento del cáncer produce fatiga que es una sensación angustiosa, persistente, subjetiva, de cansancio o agotamiento que no es proporcional a la actividad realizada e interfiere con el funcionamiento habitual.

En personas sanas, la fatiga se entiende como agotamiento o cansancio que interfiere hasta cierto punto en las actividades diarias. Ocurre generalmente después de un esfuerzo  extenuante o prolongado  de algún tipo y es temporal. El descanso y abstenerse de esa actividad vigorosa puede ayudar a restaurar la energía y hacer que una persona sana se sienta mejor.

La fatiga relacionada con el  cáncer y sus tratamientos, sin embargo, es diferente y más severa que la fatiga normal y tiende a durar más tiempo. El simple descanso  no alivia este tipo de fatiga, que ha sido definida por National  Cancer Network como  una sensación  angustiosa, persistente, subjetiva  de cansancio o agotamiento relacionados con el cáncer o con el  tratamiento de cáncer que no es proporcional a la  actividad realizada  e interfiere con el funcionamiento. La astenia (el término médico para la debilidad o la pérdida de fuerza ) a menudo la  acompaña o es un componente de  la fatiga. Relacionados con ella   también pueden estar la  dificultad de concentración, mareos o cierto desinterés por lo que sucede a tu alrededor.

En pacientes con mieloma, la fatiga y astenia pueden deberse a varios motivos.  Deben informar a su médico si esa fatiga o debilidad  es persistente y no asumir simplemente que es una consecuencia inevitable de su diagnóstico y tratamiento.

¿Qué causa la fatiga en pacientes con mieloma?

                                                                                                                                                                                                     Son muchas las causas: el mieloma en sí mismo, sus tratamientos, otros problemas médicos (conocidos como “comorbilidades”) y medicamentos para esos problemas médicos. Puede resultar difícil  diagnosticar la fatiga asociada con el mieloma por varias razones. Sí la fatiga no es debida a la anemia hay pruebas de laboratorio que pueden utilizarse para su diagnóstico. Sí uno está fatigado debe informar de ello, que no pase desapercibido. El equipo de atención médica tendrá que evaluar la situación y tratar de identificar la fuente o fuentes de esa fatiga y  gestionarla. Los pacientes necesitan  discutir abiertamente sus sentimientos de fatiga y debilidad con sus médicos. No creo que esa sensación de cansancio y debilidad no deba mencionarse  en sus citas.

Clasificación del sistema de la fatiga.

                                                                                                                                                                                                 Anote cuando sienta cansado o cuando algo en particular le hace sentir mejor o peor. Apunte como la fatiga está interfiriendo en sus tareas diarias. Todas esas anotaciones  sobre su fatiga y debilidad servirá para que su médico la controle. Su médico necesita conocer su estado para determinar la seriedad de su problema y poder desarrollar estrategias para ayudarle a manejarla.

Basándose en su opinión se tasará su fatiga por una escala de 0 a 10  (con 0 = ninguna fatiga y 10 = la peor la fatiga imaginable) y luego se clasifica con uno de lo siguiente grados:

– Suave (0 a 3).

– Moderado (4 a 6).

– Severo (7 a 10).

Descripciones  importantes de la fatiga. 

                                                                                                                                                                                                          Las puntos con los que  tiene que estar atento e informar de ellos a su médico, (puede haber más pero las más conocidos), son:

– Momento del día en que se siente más fatigado.

– Medicación que está tomando.

– Tensión emocional, ansiedad o depresión.

– Presencia y ubicación de dolor físico.

– Existencia de otras enfermedades.

– Problemas para dormir.

– Cambios en la dieta.

– Cambios en el peso.

– Cambios en la actividad o en la rutina diaria.

– Cambios en la salud.

La fatiga relacionada con el mieloma.

El mieloma, como todos los cánceres, puede causar debilidad y  fatiga,  aparte de la fatiga causada por el tratamiento de la enfermedad. Las tres causas más comunes de la fatiga en pacientes con mieloma son: anemia inducida por el mieloma,  altos niveles de citoquinas, y dolor persistente, que puede conllevar pérdida de peso, disminución del apetito, y fatiga y debilidad. Cuando todos estos elementos se combinan, la fatiga puede llegar a ser grave.

Anemia.

Las células de mieloma interfieren en la producción de sangre en la médula ósea y a menudo lleva a la anemia. El transporte de oxígeno en los glóbulos rojos llega desde los pulmones a los órganos y los tejidos de alrededor del cuerpo y si el cuerpo no recibe suficiente oxígeno, el resultado es el agotamiento, falta de aliento, y la incapacidad para llevar a cabo las actividades de la vida diaria. La anemia es a menudo es uno de los síntomas  del mieloma.

La anemia es mucho más común en pacientes con mieloma. Al menos el 60% /70% de pacientes con mieloma tienen  anemia al momento del diagnóstico. La mayor parte de pacientes  padece  anemia en algún momento del curso de la enfermedad.

Si su médico sospecha que  tiene anemia,  realizará un examen físico y una analítica. Es aconsejable llevar a un familiar o cuidador con usted a su cita. Él o ella puede ser capaz de añadir algún dato más  a la información proporcionada. Recuerde informar de cualquiera de los siguientes síntomas:

– Dificultad para respirar.

– Falta de energia y motivación.

– Latidos cardiacos rápidos.

– Hinchazón en las piernas (especialmente en los tobillos).

– Vértigo.

– Dolor de cabeza.

– Escalofríos.

– Cambios en el apetito.

– Disminución de la líbido.

Un simple análisis de sangre  determinará su nivel de hemoglobina, que mide el número de glóbulos rojos en el cuerpo. Bajos niveles de hemoglobina indican anemia. La hemoglobina se mide en unidades designadas como gramos de glóbulos rojos por decilitro de sangre (g/dL). Niveles de hemoglobina normal son 14 a 18 g/dL para los hombres y 12 a 16 g/dL para las mujeres. Sí su nivel de hemoglobina es 2 gramos o más por debajo del nivel que sea normal para usted antes de su diagnóstico, se considerará que tiene anemia.

Para los pacientes recién diagnosticados y que tienen anemia, lo primero y  más importante  es tratar el mieloma. Muy a menudo, cuando el tratamiento  ataca con éxito y destruye las células mielomatosas en la médula ósea, donde se forman todas las células de la sangre, la médula ósea vuelve a ser capaz de fabricar un número normal de glóbulos rojos y el nivel de  hemoglobina  se elevará.

Las transfusiones de sangre pueden ser efectivas y  reponer los glóbulos rojos que se han perdido y se recomienda cuando se necesita una corrección inmediata  de la anemia. Aunque las transfusiones son inmediatas y  beneficiosas  para los pacientes, el aumento de los niveles de hemoglobina pueden no ser muy altos  y mantenerse  sólo durante un par de semanas, de modo que  serán necesarias más transfusiones.  Lamentablemente, después de un prolongado período de transfusiones de sangre, es posible que el paciente  se vuelve resistente a las mismas.

Altos niveles de citoquinas.

Algunos pacientes con mieloma tienen niveles altos de citoquinas, que son conocidas por ser un fuente de CRF. Citoquinas como interleucinas, interferón y factor de necrosis tumoral alfa son moléculas que envían señales en el sistema inmunológico. Mientras que las  citoquinas son liberadas por los linfocitos T en respuesta a la infección o inflamación para ayudar a proteger el cuerpo, pueden también estimular el crecimiento de las células cancerosas, dificultar la muerte natural programada de las células cancerosas (apoptosis) y ayudar a las células cancerosas  a extenderse a otras  áreas del cuerpo.

Grandes cantidades de citoquinas pueden ser tóxicas y  conducir a una  fatiga persistente. La  liberación de citoquinas es muy similar a la fatiga. Uno  se siente como  cuando tiene  una enfermedad viral  pero dura mucho más tiempo.

El tratamiento contra el  mieloma  reduce el nivel de citoquinas en el microambiente de la médula ósea medio  donde crece el mieloma.

El dolor.

Muchos pacientes de mieloma padecen dolor  de hueso o  dolor relacionado con la neuropatia periférica (NP), una condición que afecta  los nervios de las manos y los pies. La neuropatia puede ser causada por el  mieloma, con afectación del  nervio, o por  ciertos tratamientos. El dolor crónico severo causa fatiga y alguna veces es  importante utilizar medicamentos para aliviar el dolor- anticonvulsivos, opiáceos y antidepresivos – que también puede causar somnolencia, pérdida de apetito, náuseas, pérdida de peso y dolor de cabeza, todo ello  agregado a la fatiga.

Fatiga relacionada con el tratamiento.

El más común afecto adverso del tratamiento del cáncer es la fatiga.

Según el Instituto Nacional del cáncer (NCI), la fatiga es el efecto colateral  más común  del tratamiento del cáncer. El tratamiento del mieloma hasta hace poco consistía en una  quimioterapia estándar y ahora con  las terapias más nuevas (conocidas como “nuevos agentes”), la fatiga ha sido también un efecto común al tratamiento. La quimioterapia, cirugía, radioterapia y altas dosis terapia con rescate de células madre y la nuevas terapias (que entran en una  nueva categoría de drogas de inmunomoduladores  y los inhibidores del proteasoma) pueden causar fatiga.

Quimioterapia.

La fatiga se puede  experimentar  porque la  terapia  mata tanto a  las células malignas como a las sanas. Las células cancerosas y el cuerpo gasta energia  para reparar las células sanas. Si es demasiado, muchos glóbulos blancos mueren  durante la terapia, pueden contraer una infección contribuyendo más a la fatiga. Si mueren demasiados glóbulos rojos  aparece la  anemia. Los efectos colaterales aparecen en forma de   náuseas y vómitos, insomnio, dolores musculares, y cambios en el estado de ánimo también pueden causar fatiga y debilidad y son muy  comunes cuando los pacientes se someten a altas dosis de quimioterapia (usualmente melfalán) para el  rescate de células madre.

Nuevas terapias.

En el caso del inhibidor del  proteasoma más nuevo Kyprolis® (carfilzomib), la  fatiga es el más común de los efectos secundarios.En un ensayo el 50% de los pacientes  relataron  fatiga, y puede  acumulativa, aumentando su gravedad durante el tiempo de tratamiento.

La fatiga es también un efecto secundario  de Pomalyst ® (pomalidomida), REVLIMID ® (lenalidomida) y Velcade ® (bortezomib), por razones conocidas y desconocidas. Estos fármacos pueden deteriorar la producción de nuevas células sanguíneas, lo que provoca anemia e infección, pero hay otros factores, incluyendo aumento de los niveles de citoquina que pueden causar fatiga. Con estas drogas, la fatiga puede mejorar con el tiempo con la  duración del tratamiento. Los médicos informan  que la  astenia y  la fatiga a menudo mejoran la carga de la enfermedad y disminuye generalmente después de los “primeros dos ciclos de la terapia. En el caso de Velcade,  los pacientes pueden desarrollar neuropatia periférica, y algunos casos son dolorosos que es algo ya  de por si agotador. Hay que  añadir a todo esto el uso de medicamentos para el dolor que también pueden causar fatiga y esto puede ser una preocupación constante.

La talidomida (Thalomid ®) , la  novedosa primera  terapia, no sólo causa neuropatia  y somnolencia,  también puede suprimir la función de la glándula tiroides, causando hipotiroidismo (niveles bajos de secreción de la hormona tiroidea) que retrasa el metabolismo para que el cuerpo no queme calorías de los alimentos lo suficientemente rápido como para proporcionar la energía adecuada.

Esteroides.

Esteroides (dexametasona, prednisona, y metilprednisona), que son parte de cada régimen de tratamiento para el mieloma, pueden causar insomnio,variable estado de ánimo, suprimir la respuesta inmune, y causar debilidad muscular , todos los cuales acaban  en fatiga y debilidad. Los esteroides pueden causar alteraciones serias  y deben controlarse de cerca. Puede suceder que la dosis prescrita inicialmente de dexametasona  para tener el mieloma bajo control y amenaza su calidad de vida o da problemas de salud , debe informar a su médico, que ajustará la dosis o el horario, el cambio de esteroide que está tomando, o dará unas  “vacaciones a los esteroides.”

Radioterapia.

La radioterapia  causa fatiga independientemente de la parte del cuerpo tratada y parece crecer  con el tiempo. Generalmente la fatiga de la radioterapia dura 3-4 semanas después de terminar el tratamiento, pero puede prolongarse hasta 3 meses. Hasta un 80% de pacientes tiene fatiga  durante el tratamiento, y hasta un  30%  en visitas de seguimiento.  La radioterapia además de dañar a las células requiere  también energía extra para reparar el daño celular. La radioterapia en  la zona superior del pecho o en el cuello puede dañar la glándula  tiroides causando hipotiroidismo. Como se mencionó anteriormente, el hipotiroidismo  ralentiza el metabolismo del cuerpo.

@teresaregueiro. Comunidad Española de Pacientes con Mieloma Múltiple.

Guia PDF en inglés understanding fatigue International Myeloma Foundation (IMF).

MIELOMA MÚLTIPLE EN ADULTOS MAYORES. (MAYORES DE 75 AÑOS).

MIELOMA MÚLTIPLE EN ADULTOS MAYORES. (MAYORES DE 75 AÑOS).

Cómo tratar el #mieloma múltiple en pacientes mayores frágiles.

How I treat fragile myeloma patients.

Dra. Alessandra Larocca y Dr.Antonio Palumbo. Blood Journal, 5 Nov.2015.Traducción.

El mieloma múltiple (MM) es en gran medida una enfermedad de personas mayores, con una edad media al diagnóstico de 70 años. Con el  aumento constante y continuo de la esperanza de vida que se  registra en todo el mundo y el envejecimiento rápido de la población mundial,  se espera que el número de pacientes con MM aumente considerablemente en casi un 80% cada año en los próximos 2 años.

Aunque los  nuevos agentes son más  eficaces y el apoyo y la atención ha mejorado sustancialmente los resultados de los pacientes  mayores de 75 años dicen que hay una  menor supervivencia. Por tanto se necesita un conocimiento más profundo de los factores que causan este tipo de malos resultados.

El envejecimiento es un proceso complejo que se caracteriza por una disminución gradual y progresiva de la reserva fisiológica, con los cambios en la composición corporal y reducciones clínicamente significativas en la función renal, gástrica, hepática y las funciones cardiovasculares. Se asocia comúnmente con la aparición  simultánea de múltiples enfermedades (comorbilidad),  y un mayor riesgo de desarrollar deterioro físico y cognitivo (discapacidad).

Además, las personas mayores tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer . La fragilidad es un estado de mayor vulnerabilidad, con déficits acumulados en los distintos  sistemas fisiológicos, lo que da como  resultado  una  resistencia disminuida a factores tales como MM y su tratamiento. Este estado tiene un efecto negativo en la calidad de vida  y en la eficacia del tratamiento y la tolerabilidad de los pacientes, con el consiguiente aumento de los costos de atención de salud.

Aproximadamente un tercio de los pacientes con MM en el  momento del diagnóstico son frágiles. Sin embargo la discapacidad de estos  pacientes está mal caracterizada,  están insuficientemente representados, o incluso excluidos de los ensayos clínicos debido a  criterios de elegibilidad estrictos o la presencia de comorbilidades, resultados anormales en las pruebas de laboratorio y físicas. Por  tanto, los pacientes frágiles por lo general reciben regímenes evaluados en pacientes aptos, que pueden ser demasiado tóxico para ellos y conducir a la interrupción temprana del tratamiento,  con baja eficacia y  mala calidad de vida. Por el contrario, en  los pacientes de edad avanzada  se pueden ajustar  tratamientos de dosis reducida basándose únicamente en su edad. Una definición adecuada de la fragilidad es fundamental para evaluar mejor a los pacientes y proporcionarles tratamientos eficaces, adaptados.

Caso Clínico: Paciente frágil tratado con éxito con los tratamientos de dosis reducida.

Una mujer de 82 años de edad, que presentaban anemia (hemoglobina [Hb], 9,8 g / dl) y el nivel de  inmunoglobulina G alto (4630 mg / dL) fue diagnosticada con MM IgG kappa en diciembre de 2005. Su historial médico reflejaba  la hipertensión y  cólicos por divertículos, ECOG 1 (calidad de vida con el cáncer).

El tratamiento al momento del diagnóstico consistió en 6 ciclos de dosis reducida  de melfalán-prednisona-talidomida (MPT; melfalán, 4 mg / m 2 en los días 1-4; prednisona, 40 mg / m 2 en los días 1-4; talidomida, 50 mg / d), seguido por mantenimiento con  talidomida, obteniendo  una respuesta parcial.

La primera recaída se produjo en enero de 2009 cuando el paciente tenía 86 años de edad. La enfermedad era sintomático con anemia (Hb, 8,3 g / dL) y las fracturas patológicas de la tibia y el peroné que requieren estabilización quirúrgica.  ECOG  3. El paciente recibió 9 ciclos de dosis reducida bortezomib melfalán-prednisona, con bortezomib intravenoso semanal (1,3 mg / m 2), melfalán (2 mg) y prednisona (25 mg) cada dos días.

La paciente logra una respuesta completa y experimenta una mejora significativa en su calidad de vida con ECOG 1, sin ningún efecto adverso grave , a excepción de diarrea de grado 3 y la hiperglucemia. En marzo de 2011, la paciente de 88 años de edad experimentó una segunda recaída.

Tenía anemia (Hb, 8,8 g / dl) y una insuficiencia renal leve (creatinina, 1,6 mg / dl). ECOG 2. La paciente fue tratada con dosis reducida de lenalidomida (15 mg cada dos días de acuerdo a la función renal) y prednisona (25 mg cada dos días). El tratamiento fue bien tolerado: no se produjeron efectos tóxicos significativos, a excepción de hiperglucemia de grado 3 , trombocitopenia  de grado 1 y  calambres de grado  1. No se requerió ninguna reducción de la dosis de lenalidomida.

La paciente logra una respuesta parcial, anemia resuelta (Hb, 11,6 g / dL), y la función renal mejoró (creatinina, 1,2 mg / dL). En febrero de 2012, la  paciente  de 89 años de edad experimentó una tercera recaída. Debido a su rápido empeoramiento de las condiciones clínicas,  recibió  cuidados paliativos y murió en abril de 2012.

Este caso muestra que cuando los pacientes de este tipo  (frágiles) son reconocidos como tales  y el tratamiento se adapta apropiadamente, se puede obtener  un control a largo plazo de la enfermedad y de los síntomas relacionados.

La Valoración Geriátrica

Los pacientes con MM mayores son muy heterogéneos; edad cronológica, estado funcional, o el juicio clínico no es suficiente para diferenciarlos adecuadamente. En el mieloma  el término “frágil” a menudo se refiere a una persona mayor de 75 años de edad, que a veces lleva a un  infratratamiento incorrecto cuando dicho  tratamiento está basado únicamente en la edad.

La valoración geriátrica  es un predictor más sensible de la fragilidad. Una valoración geriátrica integral es un procedimiento sistemático para evaluar objetivamente el estado de salud de las personas mayores, centrándose en la somática, funcional y dominios psicosociales.  Porque una valoración geriátrica total es un procedimiento que consume tiempo que es difícil de usar en la práctica clínica diaria.

Los paacientes  mayores frágiles están en alto riesgo de soportar  acontecimientos adversos no hematológicos y la interrupción del tratamiento, independientemente de otros factores de pronóstico, y debe ser evaluado adecuadamente para determinar su capacidad para tolerar el tratamiento.

La edad y la valoración geriátrica son los determinantes fundamentales de nuestro enfoque. La edad límite que consideramos para definir pacientes frágiles es de 80 años. Sin embargo, independientemente de la edad, la presencia de cualquier disminución funcional  o la presencia de comorbilidades puede identificar a los pacientes frágiles.

Al Comenzar El Tratamiento

En pacientes frágiles, el tratamiento debe retrasarse en casos de síntomas inespecíficos, y debe ser iniciado en base a la presencia de síntomas  confirmados del criterio CRAB  (hipercalcemia, insuficiencia renal, anemia, lesiones óseas) .

Se necesita una atención especial a las condiciones comórbidas. Los pacientes frágiles pueden presentar síntomas CRAB  que no conducen a ninguna  disfunción en un órgano y no requieren tratamiento antimieloma inmediato tan  sólo tendrán una estrecha vigilancia. Por ejemplo, los pacientes pueden tener osteopenia asociada a la edad, insuficiencia renal leve debido a la hipertensión o la diabetes, o anemia leve secundaria a la deficiencia de hierro o vitaminas, insuficiencia renal, enfermedades inflamatorias crónicas, o diseritropoyética / síndrome mielodisplásico concomitante.

Las manifestaciones clínicas claras de daño grave de órganos diana que se pueden atribuir al mieloma deben considerarse con el criterio  CRAB, por ejemplo un empeoramiento progresivo de la creatinina sérica causados por la cadena ligera, nefropatía  o una disminución en los niveles de Hb . El aclaramiento de creatinina debe considerarse con cautela. Muchos de los métodos utilizados para estimar la tasa de filtración glomerular no se han validado en los extremos de edad. Por ejemplo, usando el método de Cockcroft-Gault, un nivel de creatinina sérica de 1,5 mg / dl en un paciente de 70 kg corresponde a una tasa de filtración glomerular estimada de 38 y 33 ml / min en un hombre de 80 años de edad y una mujer, respectivamente.En este caso, el deterioro renal progresivo en lugar de un punto de corte  de concentración fija deben ser considerados para confirmar el diagnóstico MM.

Recientemente, el Grupo de Trabajo Internacional del Mieloma ha  actualizado los criterios  para el diagnóstico de MM. Los cambios se basan en la identificación de biomarcadores asociados con el desarrollo inevitable  de alguna característica CRAB. Incluyen porcentaje en  médula ósea  de células plasmáticas clonales ≥60%, implicado / proporción de cadenas ligeras libres en suero ≥100 no involucrado, y> 1 lesión focal en los estudios de imagen por resonancia magnética. Aunque no hay datos  presentes para esta población de pacientes, la evaluación de estos parámetros puede evitar daños a los órganos que, inevitablemente, podría empeorar la condición de los pacientes. Utilizamos serie ósea y una tomografía computerizada  como investigaciones de rutina para evaluar la enfermedad ósea. Investigaciones más complejas, como la resonancia magnética o el PET pueden ser innecesarias de forma rutinaria en los pacientes frágiles,  deben considerarse en casos seleccionados.

Objetivo de la terapia

Aunque el logro de una respuesta completa es muy importante y se ha convertido en un objetivo alcanzable también en las personas mayores , la toxicidad puede cancelar los beneficios derivados de tal respuesta.

En pacientes frágiles que enfrentan una enfermedad grave como el MM, la elección del tratamiento no debe centrarse en la calidad de la respuesta, sino más bien en el control de los síntomas, el mantenimiento de un estado de independencia, y la preservación de la función cognitiva y la calidad de vida.

El logro de la estabilización de la enfermedad sin síntomas relacionados con el mieloma es una meta aceptable, y la terapia no debe ser cambiada.

El tratamiento no debe causar toxicidad excesiva, lo que puede dar lugar a la interrupción del tratamiento y la eficacia reducida. Si se producen toxicidades, es probable que están siendo utilizadas  dosis de medicamentos inapropiados  y se necesitan reducciones de la dosis. Por lo tanto, mantener el equilibrio entre el control de la enfermedad y la toxicidad es fundamental.

Terapia al momento del diagnóstico.

El tratamiento de los pacientes con MM de edad avanzada ha evolucionado sustancialmente en la última década.  Los nuevos tratamientos efectivos, así como la talidomida, bortezomib y lenalidomida han sustituido a la antigua melfalán-prednisona estándar (MP). MPT (melfalán-prednisona-talidomida) y melfalán-prednisona-bortezomib son los tratamientos de referencia para pacientes de edad avanzada no elegibles para la terapia de dosis alta.  Recientemente,  lenalidomida-dexametasona (Rd) ha demostrado ser más eficaz que  MPT al momento del diagnóstico.  Es de destacar que las combinaciones actualmente aprobadas fueron validadas en estudios que incluyeron pacientes seleccionados  de edad avanzada, y no se realizó la  evaluación geriátrica.

Los principales avances obtenidos con los nuevos medicamentos estaban limitados en pacientes de edad avanzada, debido principalmente a un aumento de la toxicidad relacionada con el tratamiento. La edad avanzada (≥ 75 años); problemas  cardiacos graves, gastrointestinales, e infecciosos; y la interrupción del fármaco predijo una supervivencia más corta en pacientes con MM recién diagnosticados tratados con MP, ya sea solo o en combinación con talidomida y / o bortezomib. El efecto negativo de tales factores fue particularmente evidente con el uso de combinaciones más complejas, incluyendo tanto bortezomib y talidomida  Por otra parte, la interrupción del tratamiento debido a acontecimientos adversos se correlacionó con un aumento del riesgo de muerte dentro de los primeros 6 meses de tratamiento.

Estos datos ponen de relieve la importancia de evitar la interrupción del tratamiento y reducir el riesgo de efectos secundarios durante la fase inicial de la terapia; por lo tanto, los tratamientos de baja dosis de intensidad deben ser los preferidos para pacientes frágiles.

Elección del tratamiento inicial

Tras el diagnóstico de MM sintomático un tratamiento adecuado debe determinarse sobre la base de varios factores, especialmente la edad del paciente y la evaluación geriátrica, basándose en los resultados de esta última es posible estratificar a los pacientes con los  ajustes adecuados para la terapia de dosis completa con 3 combinaciones de drogas,  los pacientes frágiles  requieren terapias ajustadas de la dosis. Las estrategias de tratamiento para los pacientes frágiles deben tener toxicidad acumulativa mínima y  que no van a incrementar las condiciones comórbidas preexistentes. En particular, en esta configuración, los regímenes de 2-drogas mostraron una eficacia similar y menor toxicidad en comparación con las combinaciones de múltiples fármacos.

Un reciente ensayo de fase 3 en comparación, melfalán-prednisona-lenalidomida (MPR) y ciclofosfamida-prednisona-lenalidomida en pacientes con MM mayores recién diagnosticados, la adición de un agente alquilante  de la combinación lenalidomida esteroides no mostró ninguna ventaja significativa en pacientes> 75 años. En otro ensayo, el doblete bortezomib-dexametasona resultó ser menos tóxicos e igualmente eficaz en comparación con el triple bortezomib-melfalán-prednisona y bortezomib-talidomida con dexametasona en una población mayor y frágil.

La dosificación, el horario, y la  vía de administración pueden ser una diferencia sustancial en el perfil de seguridad de la terapia. Diferentes ensayos mostraron que  bortezomib una  vez a la semana reduce significativamente la incidencia de acontecimientos adversos de grado 3-4 (35% vs 51%) y la tasa de interrupción debido a la toxicidad (17% vs 23%) en comparación con el calendario de dos veces por semana. Además, el bortezomib administrado por vía subcutánea demostró ser tan eficaz como la administración intravenosa; esto, combinado con un mejor perfil de seguridad, tuvo un efecto muy positivo en la calidad de vida. Del mismo modo, lenalidomida+ dexametasona en dosis bajas se toleró mejor que lenalidomida más dosis altas de dexametasona y resultó ser aún más eficaz.

En pacientes frágiles, preferimos la vía oral del  régimen Rd en casos de enfermedad no agresiva. Bortezomib tiene los inconvenientes de la hospitalización y la inyección subcutánea. Lenalidomida tiene la ventaja de la administración oral, y los pacientes no tienen que asistir a frecuentes visitas al hospital. Además, Rd puede ser el tratamiento de elección en pacientes con  neuropatía preexistente.  Utilizamos bortezomib-dexametasona en casos de enfermedad agresiva, que necesita un control de citorreducción y síntoma rápido. De manera similar, con la disfunción renal aguda, bortezomib ejerce una acción más rápida y más potente y tiene una mayor posibilidad de revertir la insuficiencia renal.

En pacientes frágiles, también administramos dosis modificados drogas para minimizar la toxicidad. La dosis inicial de lenalidomida no debe exceder de 10 a 15 mg / día, y la dosis puede ser ajustada en base a la función y los recuentos renales para evitar la mielosupresión profunda y prolongada. En este contexto, es razonable utilizar factores de crecimiento profilácticos y un antimicrobiano (a una dosis fija y el momento) para evitar la mielosupresión e infecciones, y permitir al paciente permanecer más tiempo con el tratamiento. Una historia previa de enfermedad cardiovascular o tromboembolismo no excluye el uso de lenalidomida cuando se asocia a una tromboprofilaxis adecuada.

 Los corticosteroides pueden causar elevación de la presión arterial y  retención de líquidos, por lo que deben reducirse en particular en pacientes cardíacos. Otros efectos adversos incluyen hiperglucemia, gastritis, cambios de humor, insomnio, y un mayor riesgo de infecciones. La dosis de dexametasona debe reducirse a tan sólo 10 mg una vez a la semana. Alternativamente, prednisona, 25 mg cada dos días, es una opción válida.

Bortezomib semanal subcutáneo puede ser utilizado sin reducciones de dosis, aunque la trombocitopenia podrían ser una preocupación.  Este régimen es especialmente relevante en pacientes frágiles en los que una mejor tolerancia puede permitirles continuar el tratamiento con una mayor probabilidad de control de la enfermedad.

Bortezomib puede causar neuropatía periférica diferente a de los nuevos  inhibidores del proteasoma .  En los pacientes frágiles, el uso de carfilzomib semanal e ixazomib oral y oprozomib podrá implementarse en el futuro.

Un enfoque conservador debe sugerirse en pacientes frágiles: puede usarse  una terapia inicial más suave , y se puede considerar un  aumento de la dosis  en ciclos subsiguientes sí el tratamiento está óptimamente tolerado, en ausencia de toxicidades significativas o en el caso de respuesta inadecuada.

Por último, en los pacientes con deterioro severo de la función cognitiva o dependencia social, se sugiere  los cuidados paliativos. En estos casos tratamos a los pacientes con corticoides a dosis reducida, MP, o ciclofosfamida-prednisona para inducir solamente un alivio de los síntomas de la enfermedad.

El Tratamiento Continuo

La evidencia de un beneficio claro del tratamiento de mantenimiento se ha probado  recientemente en pacientes con MM ancianos. El mantenimiento continuo con  RD mejoró la supervivencia libre de progresión (SLP) en comparación con los de duración determinada de  Rd durante 18 ciclos (Rd18) y prolongó  significativamente  la SLP y la supervivencia global en comparación con MPT. La superioridad del mantenimiento con  Rd sobre Rd18 se logró a expensas de un modesto aumento en la toxicidad, y la mayoría de las toxicidades se produjeron  dentro de los primeros 18 meses y disminuyeron con el tiempo. En este estudio, el 35% de los pacientes eran mayores de  75 años de edad, y el 9% tenía insuficiencia renal grave. La superioridad de Rd continua sobre MPT tanto para la supervivencia libre de progresión como  la supervivencia global se observó incluso en pacientes > 75 años. Aunque las toxicidades fueron más comunes en pacientes > 75 años que en los pacientes más jóvenes, no hubo marcada diferencia en las tasas de AE con continua Rd y Rd18 dentro de este subgrupo de edad.

Por el contrario, cuanto más compleja es  la  combinación de MPR seguida de mantenimiento con lenalidomida en comparación con MPR o MP, seguido de placebo se asoció con un tipo reducido de progresión en pacientes de 65 a 75 años de edad, pero no en pacientes mayores de  75 años de edad. Esta observación puede ser se explicada por el aumento de la frecuencia de eventos adversos asociados con MPR y la necesidad de modificaciones de dosis más frecuentes en pacientes> 75 años de edad. En ese estudio, el mayor beneficio para la  enfermedad libre de progresión se logró con la terapia de mantenimiento con lenalidomida. Un análisis histórico muestra que el mantenimiento con lenalidomida reduce la tasa de progresión en un 66% en comparación con el placebo, independientemente de la edad.

El mantenimiento en la enfermedad asintomática es particularmente relevante para los pacientes frágiles, debido a que la edad y las coexistentes morbilidades avanzadas pueden comprometer terapias de rescate posteriores a la recaída de la enfermedad. Sin embargo, los beneficios asociados con la terapia continua deben ser equilibrados contra la toxicidad debido a la exposición prolongada de drogas, sobre todo en pacientes frágiles, que son más susceptibles a los efectos tóxicos relacionados con el tratamiento.  Utilizamos terapia continua siempre que no cause toxicidad o empeoramiento de la condición del paciente. Pacientes frágiles cuya enfermedad está respondiendo lentamente y que toleran la terapia también se pueden beneficiar de la terapia de mantenimiento. Sin embargo, en el caso de efectos adversos significativos, deben ser  consideradas reducciones de la dosis o la interrupción del tratamiento.

El Tratamiento en la  recaída

En los pacientes con recaída serológica asintomática el tratamiento debe ser retrasado. Se puede iniciar en la  recaída clínica, definida por criterios CRAB. Una recaída paraproteína significativa con la duplicación del componente-M dentro de 2 meses es un indicador indirecto del aumento de la enfermedad. Se requiere una estrecha vigilancia de los niveles de paraproteína, y el tratamiento debe iniciarse ante la primera señal de progresión de la enfermedad clínica.

De manera similar en el momento del  diagnóstico en lugar de lograr una respuesta de profundidad, el objetivo de la terapia en la recaída para los pacientes frágiles es mantener la enfermedad asintomática y preservar la independencia de los pacientes, sin toxicidad excesiva.

Nuevos agentes son la base del tratamiento en la recaída. Lenalidomida ha demostrado ser una opción efectiva, y la adición de esteroides, incluso a dosis bajas  ha tenido una actividad sinérgica. Bortezomib en combinación con esteroides es eficaz y bien tolerado sobre todo cuando se adoptó la administración semanal subcutánea.

La condición física  y  las toxicidades generales  anteriores del paciente se deben considerar para determinar la capacidad de cada uno  para tolerar el tratamiento y, en consecuencia, para elegir el tratamiento adecuado. El tiempo hasta la  recaída y el tipo de tratamiento previo son también aspectos fundamentales a tener en cuenta.

El bortezomib y lenalidomida re-tratamiento puede ser una opción valiosa, sin toxicidad acumulativa.                              La reintroducción del fármaco con un agente utilizado anteriormente se puede considerar sí el tratamiento produce un beneficio importante y  una toxicidad aceptable. En los pacientes recién diagnosticados consideramos re-tratamiento con los agentes anteriores cuando una respuesta se mantuvo  por lo menos 12 meses. En los pacientes frágiles en recaída mantenemos una  reexposición con fármacos anteriores, cuando el beneficio se mantuvo por lo menos  durante 6 meses.

Por duración de la respuesta a corto plazo (<6-12 meses, basado en el número de líneas anteriores de la terapia) o progresión durante el tratamiento, se propone un régimen alternativo. Es preferible la secuenciación de los medicamentos: sí lenalidomida se utiliza como tratamiento de primera línea, será necesario  un inhibidor del proteasoma y bortezomib puede ser utilizado. En pacientes frágiles, la terapia continua hasta la progresión podría ser recomendable sí la terapia tiene un perfil aceptable de seguridad a largo plazo. Los regímenes basados en alquilantes tales como las dosis bajas de ciclofosfamida-prednisona, MP, o talidomida aún pueden desempeñar un papel en pacientes frágiles sí recaen después de lenalidomida y bortezomib.  Se puede utilizar ciclofosfamida (50 mg en días alternos), melfalán (2 mg cada dos días), o talidomida (50 mg cada dos días).

En el caso de recaída agresiva o un intervalo libre de tratamiento corto, es necesario un enfoque más paliativo en pacientes frágiles con malas condiciones. En tales casos, los cuidados paliativos tiene como objetivo optimizar la comodidad, la función y el apoyo social de los pacientes y sus familias. Para aliviar los síntomas invalidantes  relacionados con mieloma  se pueden usar dosis bajas de ciclofosfamida, melfalán, corticosteroides, o talidomida. El tratamiento del dolor debe ser  introducido siempre.

Gestión de las Toxicidades

Los paacientes frágiles son más susceptibles a los efectos adversos  y a la interrupción del tratamiento. Por lo tanto necesitan atención de apoyo adecuado y la identificación temprana de toxicidad.

Los inhibidores del proteasoma requieren profilaxis antiviral para la reactivación del herpes zoster; los  agentes inmunomoduladores requieren una tromboprofilaxis en función del riesgo adecuada. Los corticosteroides pueden necesitar profilaxis gastrointestinal, y debe ser recomendado un control glucémico más preciso en los pacientes diabético. La profilaxis antibacteriana puede justificarse en casos de mielosupresión severa. La neutropenia y anemia pueden requerir factores de crecimiento.

Una revisión cuidadosa de los medicamentos anteriores del paciente y la atención a las posibles interacciones entre medicamentos son esenciales en pacientes frágiles.

La acción rápida sobre todo en pacientes frágiles es necesaria cuando se producen acontecimientos adversos. Cuando una toxicidad  de grado 3-4 se produce durante el tratamiento la terapia debe ser detenida. Se puede volver a comenzar  cuando la toxicidad disminuye al menos a grado 1, y se deben aplicar  reducciones de dosis adecuadas. La  dosis delenalidomida puede disminuir de 15 a 10 mg / día, de 10 a 5 mg / d, o, si es necesario, a 5 mg cada dos días durante los días 1 a 21 cada 4 semanas. Bortezomib puede reducirse de 1,3 mg / m 2 semanalmente a 1,0 mg / m 2 una vez por semana o incluso a 0,7 mg / m 2 una vez por semana.

Opciones emergentes y perspectivas futuras

Los nuevos agentes dirigidos  han mejorado las opciones de tratamiento para el mieloma . Carfilzomib es un inhibidor del proteasoma  recientemente aprobado por la  Food and Drug Administration (FDA) para el tratamiento en recaída /  refractario en pacientes previamente tratados con bortezomib y lenalidomida. Los más comunes efectos adversos de  grado 3-4   que reportó  este agente fueron fatiga, anemia, náuseas y trombocitopenia; neuropatía periférica se limita principalmente a grado 1-2. En un reciente estudio de fase 3, carfilzomib+revlimid+dex   fue más eficaz que Rd solo. Carfilzomib también fue eficaz en pacientes recién diagnosticados.

Ixazomib (MLN9708) es otro inhibidor del proteasoma nuevo que mostró resultados prometedores en ambos ajustes en recaida  y recién diagnosticados. Dos de fase 2 estudios están evaluando ixazomib  como monoterapia oral  en pacientes en recaida / refractarios previamente expuestos a inhibidores del proteasoma, y un ensayo ha adoptado una administración semanal de la droga. Los efectos adversos más frecuentes fueron trombocitopenia, fatiga, náusea y diarrea. Resultados  positivos también fueron reportados en un estudio de fase 1/2 evaluando  ixazomib semanal en combinación con Rd en pacientes recién diagnosticados con mieloma, seguido de mantenimiento con ixazomib solo.

Oprozomib, un análogo estructural del carfilzomib disponible por vía oral, se ha probado en un ensayo de fase 1b / 2 incluidos los pacientes en recaída.El grado más común 3-4  de toxicidades incluye diarrea, náuseas, neutropenia, hipofosfatemia, trombocitopenia, vómitos y fatiga.

Los anticuerpos monoclonales elotuzumab y daratumumab son otros agentes prometedores. Daratumumab es un anticuerpo monoclonal anti-CD38. Reacciones a la perfusión fue la toxicidad más común. Elotuzumab es un anticuerpo monoclonal totalmente humanizado anti-CS1. Elotuzumab no fue tan eficaz como monoterapia, y las toxicidades relacionadas con el tratamiento se limitaron en gran medida a grado 1-2 ,reacciones a la infusión. En dos estudios de fase 1, elotuzumab más bortezomib  o elotuzumab más lenalidomida y dexametasona en dosis bajas ha  demostrado su eficacia. Dos ensayos de fase 3 están comparando elotuzumab además Rd vs Rd en pacientes con recaída y recién diagnosticados.

En base a los resultados disponibles, en pacientes frágiles, carfilzomib semanal puede ser una opción valiosa debido a su toxicidad reducida.Ixazomib puede ser una opción debido a su baja toxicidad y tiene la ventaja de la administración oral. Elotuzumab y daratumumab son opciones efectivas y tienen una muy buena tolerabilidad.

Conclusión

El creciente número de adultos mayores con mieloma hace  necesario disponer  de estrategias prácticas para reconocer y gestionar adecuadamente a los pacientes frágiles, y para evitar el tratamiento insuficiente de los pacientes “en forma” y el sobretratamiento de pacientes frágiles. La valoración geriátrica  es una herramienta de evaluación sensible y debe ser introducida en la práctica clínica diaria.

Los paacientes frágiles necesitan tratamientos personalizados eficaces para controlar mejor la enfermedad y reducir al mínimo el riesgo de toxicidad y la interrupción del tratamiento. La mejora de la supervivencia no puede ser el objetivo principal de la terapia de este tipo de pacientes. El verdadero objetivo de este ajuste debe ser mantener a los pacientes asintomáticos el mayor tiempo posible, preservar su estado funcional y su independencia, y mejorar su calidad de vida.

La selección de la terapia debe basarse en el riesgo de toxicidad y la capacidad de los pacientes para tolerar el tratamiento. La lenalidomida y bortezomib tienen un papel esencial en el tratamiento de pacientes frágiles.Regímenes de dos medicamentos, incluyendo esteroides a dosis bajas en combinación con lenalidomida o bortezomib. Inhibidores del proteasoma de segunda generación o fármacos inmunomoduladores o incluso anticuerpos monoclonales son candidatos potenciales para mejorar el cuidado de pacientes frágiles con MM en el futuro.

@teresaregueiro. Comunidad Española de Pacientes con Mieloma Múltiple.

Fuente: http://www.bloodjournal.org/content/126/19/2179?sso-checked=true

 Guía Clínica Adulto Mayor Frágil pdf.

Vivir con el mieloma: Pronóstico y calidad de vida. Dr. Fernández de Larrea.

Vivir con el mieloma: Pronóstico y calidad de vida. Dr. Fernández de Larrea.

En el Seminario para Pacientes y Familiares con Mieloma Múltiple que se desarrolló el pasado 19 de octubre en Barcelona organizado por la International Myeloma Foundation (IMF) y la Unidad de Amiloidosis y Mieloma del Hospital Clínic de Barcelona,el Dr. Fernández de Larrea, del Hospital Clínic de Barcelona, habló sobre  Vivir con el mieloma: Pronóstico y Calidad de Vida. #mieloma.

Adjunto PDF.

Muchas gracias a los pacientes de mieloma Joan y Pedro por la información.

Teresa Regueiro. Comunidad Española de Pacientes con Mieloma Múltiple.

Dr. Fernández de Larrea. Vivir con el mieloma pronósti =?iso-8859-1?Q?co_y_calidad_de_vida

Hablemos del mieloma. Dra. Mª.Teresa Cibeira.

Hablemos del mieloma. Dra. Mª.Teresa Cibeira.

En el Seminario para Pacientes y Familiares con Mieloma Múltiple que se desarrolló el pasado 19 de octubre en Barcelona, organizado por la International Myeloma Foundation (IMF) y la Unidad de Amiloidosis y Mieloma del Hospital Clínic de Barcelona, la Dra María Teresa Cibeira, del Hospital Clínic realizó su exposición  Hablemos del #mieloma.

Adjunto PDF, agradeciendo el envio de la información a Pedro y Joan.

Teresa Regueiro. Comunidad Española de Pacientes con Mieloma Múltiple.

Dra. Cibeira. Hablemos del mieloma

Cómo afrontar y resolver las complicaciones del mieloma. Dr.Oriol.

Cómo afrontar y resolver las complicaciones del mieloma. Dr.Oriol.

Dr. Oriol. Cómo afrontar y resolver las complicaciones del mieloma.

Hace unos días, el pasado lunes 19 de octubre, se celebró en Barcelona una jornada sobre el mieloma. Dos pacientes de mieloma, Pedro y Joan, me han enviado el pdf de alguna de las charlas, con diapositivas y  creo que será muy  interesante para todos nosotros.

El Dr. Albert Oliart es Médico Adjunto del Servicio de Hematología Clínica del Instituto Catalán de Oncología en el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, en Badalona. En la actualidad desarrolla su labor asistencial en el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, donde es responsable de diversos ensayos clínicos en mieloma y leucemia aguda,

Teresa Regueiro. Comunidad Española de Pacientes con Mieloma Múltiple.